Autor

12918428_474599709403835_1630418522_a.jpg

Luis Rivera Zamora. Barcelona, 1944. Autodidacta, aunque estudié Ingeniería Técnica, pero no cuenta. Lugares de residencia: Segovia y Alicante: El Bosque y el Mar.

Publicista. Escritor de textos inconexos. Gestor de proyectos. Productor de eventos. Fotógrafo. Editor. Ex Presidente de la AEMP. Parafraseando a Luis Cernuda, me declaro “español sin ganas” y ciudadano apátrida desde aquella Barcelona en la que nací y a la que siempre añoraré.

Primero escribí, luego fotografié. Fotografío como escribo para narrar, para pensar, para evocar, describir cosas, inventar situaciones a partir de la realidad que veo.  Procuro encontrar una manera propia y personal de expresar la mirada con la que veo. Busco mi estilo, mi manera de ver, mi manera de escribir… Rechazo el concepto de artista como etiqueta, prefiero considerarme autor de historias y de fotografías. La realidad solamente me interesa como punto de partida, es la materia prima de mi trabajo.

El proceso de ir desde el encuentro del lugar hasta su reconstrucción me introduce en una narrativa propia. Trato pues de contar historias, historias de lugares, y lo hago a partir de series  que contienen cada una de ellas entre 6 y 12 fotografías relacionadas.

Hace ya algún tiempo que he dejado de producir fotografías únicas. Ahora trato de narrar historias partiendo de una deconstrucción (si es que este concepto se puede aplicar en fotografía) de los significantes de un sujeto, para proceder a una reconstrucción a partir de ellos y no siempre de todos, en busca de una nueva realidad fabulada.

A la narrativa se llega desde el proceso personal de fotografiar las cosas alrededor, lo que llamo “El Yo alrededor”, todo aquello que en el propio entorno forma parte de uno mismo, no solamente de su paisaje sino de su ser. Al principio no identifiqué ese territorio narrativo, pero en el proceso de fotografiar las cosas una a una, alcancé a entender que mi manera de mostrar mi fotografía era en series concretas donde paisaje, esencia y tiempo se fundieran en un continuo visual. Hace ya años que no salgo a fotografiar al azar, voy en busca de las cosas y con ellas formo un proyecto. Es cuando sé lo que quiero hacer cuando saco trípode y cámara.

Mi equipo es simple. Una réflex Full Frame, tres objetivos fijos con los que trabajo y otros dos zoom que dormitan siempre en mi bolsa. Uso básicamente el 24 en paisajes y los  50 y 100 para otras aproximaciones. Proceso básicamente en Lightroom con incursiones esporádicas en Photoshop para tareas específicas. Como programas de edición me manejo en Scribus e Inskape, ambos de licencia abierta y libre.

Hace años pensaba que  me gustaría llegar a hacer algún día mi última foto, después de la cual no merezca la pena seguir mirando a través del visor. Pero no soy optimista, y eso me hace feliz.

De mis fotografías me gustan y no del todo, muy pocas. Sucede lo mismo con mis series aunque con ellas soy algo más indulgente. Algunas decenas. Son las que subo en esta web.

A ciertas alturas del tiempo, fotografiamos lo que somos. Los ficheros llenos de fotografías, como las antiguas cajas que contenían los positivos en papel, contienen nuestra memoria, plasman nuestro imaginario, y ofrecen a la vista nuestros sueños. Interpretarlos es cosa del espectador.

Con mejor o peor resultado trabajo cada día varias horas, me obligo a ello, lo contrario es pereza y ella es perder el tiempo.

Fotografiar, como leer, es mi vida. Todo lo demás es ceremonia.

Luis Rivera