Una disco fuera del tiempo

Tierras de Segovia, campos de cañadas que cruzan de un lugar a otro, todavía quedan sus restos y su memoria, y se puede escuchar con la imaginación el rumor de los inmensos rebaños viajando continuamente en busca del buen estar del clima benigno.

El bosquecillo esconde una charca, que ni llega a laguna, de aguas frías, verdosas de sombras y grises de frío. Junto a la charca una breve pendiente y en lo alto las ruinas de granito serrano, parte de los muros de lo que fue un lavadero de lanas del esquileo. Aún quedan muchas ruinas de ellos.

En los segundos cincuenta del siglo XX, alguien invirtió en convertir las ruinas en una disco para jóvenes. Los muros de granito serrano se convirtieron en las paredes maestras del templo moderno de los finales de semana.

Más breve fue la vida de esta disco que la del lavadero. Por la traza de su estructura interior, sólida de escaleras de hierra y plantas sobrevolaras, que muestran una paleta de colores violenta y brillante, como deberían ser los afeites en madrugada de una vieja buscona.

Se fotografió con desgana y con el paso del tiempo las fotografías han ganado. Es lo que suele suceder cuando el autor se entrega a la melancolía del recuerdo del hacer, en una tarde otoñal que fue hace tiempo.

https://lapermanenciaoscura.com/la-disco-sobre-el-lavadero/

Visita la galería de fotografías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s